Alfredo de Villarinho de Lomda al norte de Portugal y Carmen de Gramedo un pueblecito de Zamora; juntos crearon hace casi diez años La Vaguada, un restaurante que aúna las mejores delicias gastronómicas de uno y otro lugar. De Puebla de Sanabria se trajeron unas carnes de primera, como el entrecot o el chuletón (que se sirve troceado y a la piedra); del país vecino, el bacalao (no en vano, allí se dice que tienen tantas formas de cocinarlo como días del año).

En La Vaguada nos conformamos con 20 recetas diferentes y, aunque aprovechamos algunas de las fórmulas tradicionales lusas (A bras o dorada, a miñota o al horno, las delicias del bacalao, la ensalada fría…), otras son exclusivas y de nuestra creación.

En La Vaguada encontraras una auténtica cocina de la abuela, pues fue precisamente la abuela de la propietaria – cocinera en una antigua posada – quien le enseño a guisar. El bacalao escondido, el templado con gambas, los chipirones rellenos…todos son platos elaborados con mucho cariño al estilo de siempre.

Ponemos especial mimo en la elección de los ingredientes y, de hecho, evitamos todo lo que sea congelado o envasado (incluso salsas y postres son caseros).